Estace Consulting

Plan Individual de Ahorro Sistemático (PIAS)

Características generales:

No solo existen los planes de pensiones como sistema de ahorro para nuestra jubilación. Para una gran parte de la población los planes de pensiones no se convertirán en el mejor producto para complementar su pensión, ya que tributan como renta del trabajo cuando lo rescatamos.

Existen, por lo tanto, distintas alternativas a la hora de seleccionar un plan de jubilación, hoy dedicaremos tiempo al análisis de una de ellas:

El Plan Individual de Ahorro Sistemático (PIAS)

  • Se trata de un tipo de contrato de seguros de vida en los que el contratante, asegurado y beneficiario es el propio contribuyente. Tiene como principal atractivo fiscal la exención de la renta que se ponga de manifiesto en el momento de la constitución de rentas vitalicias aseguradas, tal como recoge el artículo 7.v LIRPF.
  • La finalidad de este producto es la constitución de una renta vitalicia que pueda servir como complemento a la pensión pública de jubilación. No tiene incentivo fiscal a la entrada por las aportaciones que pudieran hacerse, sino a la salida en forma de exención de la renta que se ponga de manifiesto al vencimiento del contrato.
    Es decir, las aportaciones no habilitan reducción alguna en base imponible, sólo se gravarán el rendimiento de capital mobiliario que resulte de aplicar a cada anualidad al porcentaje que corresponda de los establecidos para las rentas vitalicias.
  • El límite máximo anual satisfecho en concepto de primas para este tipo de contratos será de 8.000 euros, y será independiente de los límites de aportaciones de sistemas de previsión social. El importe total de las primas acumuladas en estos contratos no podrá superar la cuantía total de 240.000 euros por contribuyente.
  • La primera prima satisfecha deberá tener una antigüedad superior a 5 años en el momento de la constitución de la renta vitalicia. Con anterioridad a dicha fecha la primera prima satisfecha debía tener una antigüedad superior a 10 años.
  • Otra ventaja añadida es la liquidez, de la que no gozan por ejemplo los planes de pensiones. En el supuesto de disposición, total o parcial de los derechos económicos acumulados antes de la constitución de la renta vitalicia se tributará en proporción a la disposición realizada. Se considerará que la cantidad recuperada corresponde a las primas satisfechas en primer lugar, incluida su correspondiente rentabilidad.
  • En el caso de anticipación total o parcial, de los derechos económicos derivados de la renta vitalicia constituida, el contribuyente deberá integrar en el período impositivo en el que se produzca la anticipación, la renta que estuvo exenta.
  • Los tomadores de los planes individuales de ahorro sistemático podrán, mediante decisión unilateral, movilizar su provisión matemática a otro plan individual de ahorro sistemático del que sean tomadores.
  • Posibilidad de que el contratante designe a un tercero como beneficiario para el caso de que aquél fallezca antes de haber comenzado a percibir la renta vitalicia asegurada.

Hemos enumerado a grandes rasgos las características principales de un PIAS, ahora, para una mejor comprensión, veamos un ejemplo práctico:

Antonio de 40 años, contrató en el año 2015 un plan de ahorro individual sistemático con una compañía de seguros mediante la aportación de una prima anual de 8.000 euros durante un período de 10 años. Los derechos económicos generados (valor financiero actuarial de la renta) en el momento de la constitución de la renta ascienden a 110.000 euros, la renta vitalicia a percibir por Antonio será 6.000 euros anuales.

1) Aplicación de la exención:

En el momento de constitución de la renta (año 2025) la rentabilidad acumulada de 30.000 euros por diferencia entre el valor actuarial de las rentas (110.000) y las primas satisfechas (80.000) quedaría exenta al tratarse de un PIAS.


2)Tributación de la renta vitalicia:

La anualidad percibida a partir del 2015 tributará como rendimiento de capital mobiliario en función de los porcentajes aplicables a las rentas vitalicias (28%) al tener el rentista en el momento de su constitución 50 años, tributando por un importe de 1.680 euros (se supone que en dicho ejercicio se mantendrá la legislación actualmente vigente en el tratamiento de este tipo de planes individuales).


Porcentajes de aplicación a las rentas vitalicias
Menos de 40 años 40%
Entre 40 y 49 años 35%
Entre 50 y 59 años 28%
Entre 60 y 65 años 24%
Entre 66 y 69 años 20%
Más de 70 años 8%




Recordar que durante el año 2015 el tipo de gravamen aplicable a la base liquidable del ahorro será del 20% para los primeros 6.000 euros; del 22%, hasta 50.000; y del 24% para el resto del capital.

En el caso de que el rentista tuviera 70 años tributaría su renta vitalicia tributaría al 1,6% (el porcentaje a aplicar, 8%, tributa al 20% que es el tipo aplicable al ahorro)


3) Supuesto de extinción de la renta vitalicia:

Si por ejemplo después de recibir la tercera anualidad de la renta vitalicia decide rescatar los derechos económicos siendo la cantidad obtenida de 98.000 euros?
En dicho ejercicio se obtiene un rendimiento de capital mobiliario por los siguientes conceptos:


1) Anualidad percibida (28 % 6.000) 1.680 €
2) Integración de la exención 30.000 €
3) Extinción de la renta vitalicia [98.000 + 18.000 - 80.000-30.000 - (1.680 x 3)] 960 €

En todos los casos el rendimiento de capital mobiliario obtenido formará parte de la base imponible del ahorro.


4) Supuesto de cancelación del contrato antes de la constitución de la renta vitalicia

Si antes de constituir la renta en el año 2020 y después de pagar 5 primas se cancelara el contrato, disponiendo de la totalidad de los derechos económicos que ascienden a 46.000 euros. Se tributaría por un importe de 6.000 euros como rendimiento de capital mobiliario derivado de la diferencia entre las primas satisfechas (40.000) y el capital percibido (46.000).




Comparación de tributación entre PIAS, régimen especial de jubilación y régimen general



Un contribuyente de 55 años formaliza un plan de jubilación con una compañía de seguros mediante la aportación de una prima anual de 7.000 euros durante un período de 10 años para percibir cuando llegue a la jubilación y cumpla los 65 años una vitalicia anual de 8.000 euros. El valor financiero actuarial en el momento de constitución de la renta asciende a 88.000 euros. Comparación de la tributación especial derivada de prestaciones de jubilación e invalidez percibidas en forma de renta, con el régimen general de rentas diferidas y con los PIAS, suponiendo que el contribuyente falleciera a los 80 años.


1) Régimen especial de las prestaciones de jubilación

Supone que el contribuyente no va a tributar hasta el momento en que la suma de las rentas percibidas no exceda del total de las primas satisfechas.


Primas totales satisfechas 70.000 €
Renta anual percibida 8.000 €
Renta percibida durante los 8 primeros años 64.000 €

Por tanto durante los primeros ocho años de percibir la renta no se produce tributación al no superar la renta percibida a las primas pagadas.
A partir del año 9.º (cuando el contribuyente tiene 74 años) y los siguientes años hasta su fallecimiento integrará como rendimiento de capital mobiliario anualmente la renta percibida 8.000 euros, excepto en el año 9.º que integrará 2.000 euros, al ser en este primer año cuando las rentas satisfechas 72.000 exceden de las primas totales satisfechas 70.000.


2) Régimen general de las prestaciones de jubilación

Rendimiento de capital mobiliario por la rentabilidad acumulada:


Rentabilidad acumulada (88.000 - 70.000) 18.000 €
Imputación lineal (18.000/10) 1.800 €



Rendimiento de capital mobiliario por la anualidad:
Anualidad 8.000 €
Porcentaje (24 % 8.000) 1.920 €



3) Régimen Planes Individuales de Ahorro Sistemático

Rendimiento de capital mobiliario por la anualidad:
Anualidad 8.000 €
Porcentaje (24 % 8.000) 1.920 €



4) Comparación en la tributación

Régimen especial (8.000 x 5) + 2.000 42.000 €
Régimen general 18.000 + (1.920 x 15) 46.800 €
PIAS (1.920 x 15) 28.800 €




Se observa que en el presente caso la tributación más favorable es la de los PIAS como resultado de no integración de la rentabilidad acumulada, siendo en segundo lugar más favorable el régimen especial reseñado que el aplicable con carácter general.


Contáctanos